Se cumplen hoy 200 años del Combate de los Cerrillos

SALTA.- Se conmemora en San José de los Cerrillos el Bicentenario del combate librado, un hito en la Tercera Defensa de Salta y Batalla del Valle de Lerma.

En el Combate de los Cerrillos, el 17 de abril de 1817, Milicias Gauchas al mando del Capitán Luis Burela, cumpliendo órdenes del Teniente Coronel Martín Miguel de Güemes, derrotan a tropas realistas bajo el comando del General De la Serna.

Reseña

El 15 de abril se cumplen 194 años de la invasión realista a Salta comandada por el general José de La Serna. Su objetivo era avanzar hasta Mendoza e impedir que el Ejército de los Andes pase a Chile.

En enero de 1817, los realistas ocuparon San Salvador de Jujuy. Venían de Tupiza bastante desmoralizados por la escasez de víveres, pero en San Salvador no les fue mejor. Allí se dieron con la triste novedad que la ciudad estaba prácticamente abandonada y sin recursos.

Güemes mientras tanto, se preparaba en Salta para resistir. Mitre dice: “Todos los hombres aptos para llevar armas y montar a caballo, acudieron a ocupar sus puestos. Las subsistencias y los elementos de movilidad fueron retirados y los habitantes todos de la provincia de Salta formaban un ejército múltiple y compacto en toda la extensión del territorio”.

De todos modos, la falta de alimentos retrasó a los realistas que debieron permanecer en Jujuy hasta abril de ese año.

Rumbo a Salta

Finalmente de La Serna partió rumbo a Salta el 13 de abril de 1817. De inmediato, sus tropas comenzaron a ser hostilizadas por las partidas gauchas de Pedro Saravia, responsable de las 18 leguas entre Jujuy y Salta. A la tarde llegaron a La Cabaña y allí hicieron noche. El 14, los españoles reinician la marcha y los patriotas sus hostilidades. Los gauchos no desaprovechaban nada: alturas, angostos y cruces de agua servían para tirotear. Entonces, el paso de los invasores se hizo lento y en La Caldera debieron hacer noche, mientras la guerrilla acosaba sin cesar. Vicente Fidel López cuenta: “Las columnas españolas tenían que sostener a cada instante repetidos y terribles combates de flanco y de retaguardia para desembarazar la marcha de sus divisiones…”.

El 15 de abril, de La Serna levanta campamento en La Caldera y avanza sobre Salta. Afrontando acosos por doquier, llega al “Campo del Honor” (Monumento 20 de Febrero). A la distancia ve 1.200 gauchos formados en batalla. Cuando el jefe español cree que por fin Güemes le presentará combate, los jinetes desaparecen como por arte de magia. Los preparativos realistas fueron en vano y desgastantes, pero los de Güemes, aparentemente dispersos, están listos para volver al ataque. Defienden la ciudad con uñas y dientes, “aún en sus calles” dice Vicente Fidel López, pero al final se impone la superioridad numérica y de La Serna ocupa la ciudad. Pero en Salta tampoco encuentra víveres para su tropa cansada y hambrienta.

Güemes en el Bañado

Cuando de La Serna ocupa Salta, Güemes se retira al Bañado, 50 kms al sur de Salta. Desde allí está al tanto de lo que pasa en Salta y puede contactarse fácilmente con Belgrano que permanece en Tucumán.

Los pueblitos del valle de Lerma, también han hecho lo suyo: todos escondieron víveres, forrajes y hacienda. Y mientras lo salteños esconden pertenencias, los español pasan las de Caín. Están agotados, hambrientos y con serias dificultad para encontrar víveres. Para peor, se sienten acorralados por los gauchos que están por los alrededores de la ciudad.

Expediciones

El hambre acosa a la tropa de De la Serna, quien finalmente resuelve enviar patrullas al Valle de Lerma para buscar alimentos. El 17 de abril, envía al coronel Antonio Vigil hacia La Pedrera y La Isla; el 16, al coronel Pedro Castro a la hacienda de los Burgos, y el 19, al coronel Carratalá hasta la hacienda de Martearena. Las tres partidas fracasan y deben regresar con las manos vacías y cargando heridos.

La agresividad de los gauchos impide buscar ganado y simultáneamente defenderse. De esta forma, la situación del ejército real se agrava rápidamente y los 3.000 hombres están cada vez más hambrientos y sin nada que echar a la olla. De la Serna toma entonces una medida extrema: ordena al coronel Vicente Sardina explorar el Valle de Lerma con tropa reforzada.

Combates

El 20 de abril, Sardina parte rumbo al Bañado con 500 infantes, 180 soldados de caballería y una pieza de artillería. Pretende sorprender a Güemes y tomar la mayor cantidad posible de ganado vacuno. Pero apenas asoma por las orillas de Salta, las huestes de Güemes se alertan y Luis Burela, jefe de la vanguardia, ordena concentrar fuerzas en Cerrillos. La convocatoria de Burela rinde sus frutos y, entre otros, llega a Cerrillos Pedro José Zavala, el mismo que allí, en 1814, se había rebelado contra los realistas.

En Cerrillos, el coronel Sardina sufre el primer ataque gaucho y la vigorosa carga lo alarma y confunde.

Si bien los veteranos realistas resisten, al final ceden terreno y se repliegan hacia la casa de Gauna en Sumalao. Sardina quiere arrollarlos, pero de los bosques vecinos surgen racimos de jinetes que cargan contra los artilleros españoles y, sin darles tiempo para nada, los pasan a cuchillo. Luego del fulmíneo ataque los gauchos desaparecen y Sardina logra llegar al Bañado. Pero allí, Güemes no está y el ganado tampoco.

 

Actos

Este jueves 20 de abril desde las 10 de la mañana, se realizará el Acto protocolar, con la presencia de la Intendente Yolanda Graciela Vega, legisladores provinciales y municipales, demás funcionarios provinciales y municipales.

El mismo, se desarrollará en Avenida Vicente Pérez y Avenida Julio A. San Millán, sobre Ruta Nacional 68.

Se el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu correo no va a ser publicado.


*