La Batalla de Ayacucho y la sombra del General Güemes

ATSGG-SALTA.- La Batalla de Ayacucho del 9 de Diciembre de 1824, que en el dialecto local significa “Rincón de los Muertos” (tal vez una apropiada analogía), puso punto final a 17 años de lucha por la Liberad Americana.

Siendo que toda historia tiene un punto de partida, a la hora de considerar este enfrentamiento, el más significativo de la Gesta de la Independencia, no podemos dejar de pensar que ese epílogo donde combatieron gloriosamente ochenta granaderos al mando del Coronal Félix Bogado que eran los últimos efectivos de aquel Regimiento que en los campos de San Lorenzo, en 1813, habían iniciado el camino de la lucha libertaria, tuvo su comienzo en nuestra Tierra salteña.

Justamente, cuando el General José de San Martín llegó a Salta para hacerse cargo del Ejército del Norte observó el terreno y se dio cuenta de que era imposible trasponer la Quebrada de Humahuaca para alcanzar el nido realista de Lima.

En una cuestionada carta a Rodríguez Peña que cita el historiador Fidel López, San Martín dice que «La Patria no hará camino por este lado del norte, más que no sea una guerra permanente, defensiva y nada más; para eso bastan los valientes gauchos de Salta, con dos escuadrones buenos de veteranos. Pensar en otra cosa es echar al pozo de Airón hombres y dinero».

Quedará entonces el General Martín Miguel de Güemes a cargo de las Partidas de Observación con el mandato de impedir que los realistas dejarán la Quebrada de Humahuaca atrás y comenzaría aquella Guerra de Recursos que protagonizó todo un pueblo que se mantuvo en armas durante más de cinco años hasta la muerte de Güemes en 1821.

En 1817, el General San Martín iniciaba el épico Cruce de los Andes que lo llevaría hasta Lima, mientras que la prematura muerte de Güemes impediría que se cumpliera esta parte del Plan Continental de subir por el norte para atrapar a los realistas entre dos fuegos.

Sin embargo, a pesar de la muerte del General Güemes, la lucha continuó durante tres años más, hasta ese 9 de Diciembre en que en Ayacucho se hizo realidad el sueño de esos dos Próceres –San Martín y Güemes-, de que las aspiraciones colonialistas de España terminaran para siempre.

Nos corresponde recordar la fecha honrando la memoria de aquellos Granaderos que terminaron la tarea iniciada varios años antes, desde esta tierra salteña.

 

 

Francisco Aráoz

Presidente ATSGG

Se el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu correo no va a ser publicado.


*