La Batalla de Salta: Cuando el General Belgrano salvó a la Patria

ATSGG-SALTA.- La Batalla de Salta, celebrada el 20 de Febrero de 1813, es un episodio épico que debe inscribirse en los anales de la historia con letras de bronce ya que aquella jornada el General Manuel Belgrano selló la suerte de los realistas poniendo freno a las aspiraciones de “colocar las banderas del Rey en el fuerte de Buenos Aires”, como era la aspiración de los ejércitos realistas.

No abundaremos en los detalles sino en el sentido trascendente que tiene para los salteños y en particular para los Gauchos aquella Batalla, ya que fue protagonizada por salto-jujeños y altoperuanos enrolados en el ejército patriota, muchos de ellos de condición campesina, que lo habían dejado todo para luchar por ese anhelo que llamamos Patria.

La desobediencia del General Belgrano al mandato de Buenos Aires de retroceder hasta Córdoba para proteger los intereses del Puerto a desprecio de la suerte de las provincias del norte, salvó los ideales de independencia. La Batalla de Tucumán, dada en Setiembre de 1812 -meses antes- animó el espíritu de aquella desolada tropa y encendió los corazones que dieron cuenta del enemigo obligándolo a retroceder hasta Salta donde se parapetó, sin contar con la estrategia de Belgrano de formar para el combate apareciendo por atrás.

Pero un hecho realza además el color de esa jornada, cuando un grupo de campesinos reclutados por Martina Silva de Gurruchaga se derramó desde las Lomas de Medeiros sembrando la confusión el temor entre los españoles que abandonaron el campo de batalla para guarecerse en la ciudad.

No es menor el dato y resalta el protagonismo de la mujer criolla, enrolada en la causa de la Patria que se convierte en protagonista decidida de un hecho de armas poniéndose a la altura de los próceres que nos legaron la nacionalidad.

Por lo tanto, Belgrano, gauchaje, mujer, valor y patriotismo no son sólo sustantivos que nominan personas o sucesos, sino verdaderos valores que quienes estamos comprometidos con el cultivo de la tradición debemos izar como banderas que señalen nuestro camino.

Porque el solo apellido Belgrano concentra las virtudes morales, espirituales e intelectuales a las que debe aspirar un criollo bien nacido. Decir gauchaje es mucho más que vestir un traje típico y pasearse en un desfile; representa un modo de vivir y de actuar.

¡Qué decir del término Mujer! Símbolo de la maternidad, del amor y de la fiereza en la defensa de lo que quiere -en este caso la tierra-; compañera inseparable del Gaucho, como lo fuera Carmencita Puch del General Martín Miguel de Güemes, paisana graciosa y donosa que engalana y modera la rudeza de las tareas del campo. En nuestra Gestión hemos dado un espacio de actuación especial a la mujer porque esos valores le reconocemos.

Por fin, este 20 de Febrero en que rememoramos otro Aniversario de la gloriosa Batalla de Salta, invito a todo el Gauchaje a montar bajo estos preceptos y estos valores, para que sea nuestra Agrupación Tradicionalista Salta Gauchos de Güemes, no sólo una atracción turística o una prenda tradicional, sino una columna de argentinos que mantienen el mismo fervor y decisión de aquellos soldados de Belgrano dispuestos a mantener vivo el sentido de Patria Argentina.-

Francisco Aráoz
Pte. ATSGG

Se el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu correo no va a ser publicado.


*