El Milagro, el Gaucho peregrino y el compromiso de luchar por nuestra identidad cultural, patriótica y religiosa.

ATSGG-SALTA.- En Setiembre, Salta se transforma en el punto de encuentro de argentinos que recorren largos caminos para reunirse bajo una misma devoción, la del Señor y la Virgen del Milagro.

Atravesando la agreste geografía de la Puna, la humedad de las Yungas o el calor del llano, vienen portando sus Imágenes, derramándose en cantos y alabanzas, contagiando un fervor que supera el cansancio, la sed o las limitaciones. Invaden la ciudad, algunos asombrados, otros emocionados pero todos con la ansiedad de arribar pronto a los pies de las Imágenes que los han convocado.

Y Salta vibra con cada tañido de la ancestral Campana que grita a los vientos que ¡Salta es Milagro!

Como no puede ser de otra manera también los gauchos peregrinan desde los Valles trayendo en su atuendo y sobre sus monturas el resumen de lo que significa un criollo viviendo la fe de sus mayores. La imagen no puede ser más elocuente y representativa para manifestar de que en Salta vive la tradición y la religiosidad.

Por eso no podemos sustraernos a los hechos que vienen ocurriendo en nuestra Provincia donde una minoría ha comenzado una despiadada campaña buscando destruir la identidad de los salteños.

Van contra los monumentos, contra los Próceres y ahora van contra la religión. Con no ser suficiente todo lo anterior, ahora también buscan intervenir en la educación pública malversando conocimientos para germinar en la mente de los niños ideas contrarias, no sólo al ser religioso sino al ser humano en su totalidad.

Momento crítico donde hasta las autoridades que durante años han hecho una supuesta profesión de fe acompañando a las Imágenes de los Santos Patronos hoy permiten que delante de sus propios ojos se descuelgue el símbolo por antonomasia de la fe popular: el Crucifijo.

Nuestro atuendo gaucho debe convertirse en estos momentos en el uniforme que represente esa identidad salteña y esa herencia religiosa y cultural que venimos heredando desde hace poco más de tres siglos.

Vivamos la Procesión del 15 de Setiembre y la Renovación del Pacto de Fidelidad, también como una renovación del compromiso ante nuestros antepasados, ante nuestros conciudadanos y ante nuestros hijos, de que mantendremos el juramento hecho por el Coronel Vidt ante el General Martín Miguel de Güemes de que libraremos todos los combates que se nos opongan por mantener viva la cultura, la tradición y la religiosidad que hemos heredado.-

 

Francisco Aráoz – Presidente ATSGG 

Se el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu correo no va a ser publicado.


*