Tucumán: La más nacional de todas las Batallas

ATSGG-SALTA.- Corría el mes de noviembre de 1811 cuando el General Manuel Belgrano asumía como Jefe del Regimiento 1 de Patricios. Un año más tarde el gobierno de Buenos Aires le encomendaba la custodia de las barrancas del Río Paraná asediadas por los españoles. Fue en esa oportunidad cuando el 27 de febrero de aquel año enarboló la Bandera por primera vez.

Allí recibió la noticia de que había sido nombrado al frente del Ejército del Norte, instalándose en la ciudad de Jujuy donde el 25 de mayo de 1812 en ocasión de los festejos de la Revolución de 1810 hizo bendecir la Bandera.

La situación era caótica, las condiciones militares y económicas hacían imposible toda resistencia al avance realista y así decidió Belgrano iniciar el 23 de Agosto de ese año el Éxodo Jujeño aplicando una estrategia de tierra arrasada sin dejar nada útil a los españoles.

La orden del gobierno central fue la retirarse hasta Córdoba para defender los intereses del Puerto, pero Belgrano desobedeció aquel mandato de los porteños y se decidió a dar batalla al español en Tucumán. Sabía muy bien que si retrocedía hasta Córdoba todo el norte se perdería irremediablemente, de modo que este punto es donde reside la importancia estratégica de la Batalla de Tucumán.

La Batalla de Tucumán, dada en el Campo de Las Carreras el 24 de Setiembre de 1812, fue la más nacional de todas las que se libraron en la guerra de la Independencia. Ahí estuvieron todos “los pueblos” de la convocatoria de Mayo: el escuadrón “Decididos” de Jujuy, la caballería salteña con la jefatura de Moldes, las milicias tucumanas reunidas por Bernabé Aráoz, los restos de los regimientos porteños, la compañía catamarqueña conducida por Bernardino Ahumada y Barros, y el guerrillero altoperuano Manuel Ascensio Padilla con sus jinetes que formaron la escolta de Belgrano.

Tucumán fue la batalla de la unión nacional. El ejército popular salvó a la Revolución, y por sus resultados sólo es comparable con Maipú y Boyacá, que definieron la suerte de otros países americanos.

Se el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu correo no va a ser publicado.


*