La Casa de Güemes: Un Monumento Histórico Nacional en estado de abandono

ATSGG-SALTA.- El Diario El Tribuno publica una nota en la que trata sobre el estado en que se encuentra la que fuera la casa que el General Martín Miguel de Güemes comprara para su esposa, Carmen Puch, llamada justamente “Estancia El Carmen”.

Es un solar que está íntimamente ligado a la familia Güemes, que fue declarado Monumento Histórico Nacional y que sin embargo no tiene el tratamiento que merece como tal. A continuación reproducimos la nota:

 

“La casa que tuvo el general Martín Miguel de Güemes y que se encuentra en el predio de la Escuela Agrícola es desde 1943 un Monumento Histórico Nacional pero que se encuentra abandonada y a punto de caerse. Las promesas de restauración se acumulan en los años pero ninguna se concreta.

Su historia

En el siglo XVIII, la Chacra “El Carmen” pertenecía a don Pantaleón Aguirre. En el XIX la heredaron sus hijos Anselmo Félix, Isabel y María del Milagro Aguirre. Y en 1817, la adquirió el gobernador Martín Miguel de Güemes, quien la nominó “El Carmen”, por su esposa (Carmen Puch). El predio, que originalmente tenía una sala y 360 hectáreas, a poco se transformó en lugar de residencia y refugio de guerra de la familia Güemes Puch. Allí nacieron los tres hijos del matrimonio: Martín del Milagro, Luis e Ignacio (que murió pequeño). Pero además, el solar también fue campo militar de los gauchos en la guerra de la Independencia.

Don Atilio Cornejo dice que el Héroe Gaucho “no tuvo más que una pequeña chacra a dos leguas de la ciudad”.

La operación

La compra de “El Carmen” a los Aguirre se concretó en agosto de 1817, ante el escribano público don Félix Ignacio Molina por la suma de 450 pesos fuertes. A la muerte de Güemes y su esposa, la propiedad pasó a sus hijos Luis y Martín. Luego la heredó su nieto Adolfo Güemes (exgobernador de Salta), quien en 1945 la donó al Gobierno nacional para que se creara una escuela de Ganadería y Agricultura. Cumpliendo ese mandato, el gobierno de Perón creó la escuela e incluyó su construcción en el Primer Plan Quinquenal (1947/52). Y comenzó a funcionar en el período lectivo de 1953.

Sala histórica

Es una típica casona colonial, con galería al frente. Tiene muros de adobe y techo a dos agua de teja y tejuela española, con tirantería de madera. Y aunque no parezca dado su abandono, hoy es Monumento Histórico Nacional.

 

Se el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu correo no va a ser publicado.


*